El anillamiento de aves es una herramienta para su estudio, mediante su captura incruenta y posterior suelta. Durante el manejo de éstas se toman una serie de datos, referentes a la edad y el sexo, medidas, peso, estado físico del ave, etc. Todo ésto sirve para un mejor conocimiento de las especies y por consiguiente se obtienen los fundamentos necesarios para su protección. La labor del anillamiento científico sólo puede ser realizada por personas suficientemente cualificadas y autorizadas legalmente.



miércoles, 6 de febrero de 2019

ACTIVIDADES DE EDUCACIÓN AMBIENTAL

A continuación os detallamos las próximas jornadas de educación ambiental que desarrollaran los miembros del Grupo Álula en colaboración con el Instituto de Enseñanza Secundaria Sierra de Guadarrama y la Universidad de Alcalá de Henares.









Grupo Álula
Sociedad de Ciencias Aranzadi

lunes, 31 de diciembre de 2018

RESULTADOS CAMPAÑA MIGRACIÓN POSTNUPCIAL GUADALIX DE LA SIERRA Y EVOLUCIÓN DE LA ESTACIÓN

Os presentamos una pequeña muestra de nuestro trabajo en nuestra estación de Guadalix de la Sierra (Madrid). Mediante el estudio de la migración de las aves, queremos poner en valor un espacio único en la sierra madrileña, que es utilizado por las aves como lugar de paso y descanso, en el camino a los cuarteles de invierno.
Esperamos que os guste.

































GRUPO ÁLULA

sábado, 1 de diciembre de 2018

CAMPAÑA PROYECTO LANCOL 2018

A primeros del mes de mayo presentamos el inicio del proyecto estudio del Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio) en la Comunidad de Madrid que realiza el grupo ÁLULA. Desde entonces las jornadas de campo se han sucedido hasta la finalización de la primera campaña el pasado septiembre, pero la actividad del grupo no terminó ahí, debiendo finalizar otros proyectos que nos han mantenido ocupados hasta la fecha.

En esta primera campaña nos marcamos como objetivo la revisión de su estatus y distribución en la Comunidad de Madrid, para lo que hemos empleado 35 jornadas de campo, y aunque aún quedan algunas zonas por explorar para el próximo año, los resultados han sido muy positivos, mostrando que la especie ha ocupado prácticamente todos los territorios que le son propicios dentro de la región.
Distribución del Alcaudón dorsirrojo en la Comunidad de Madrid (2018)


Hábitat del Alcaudón dorsirrojo en la Comunidad de Madrid


Este año también hemos realizado 6 jornadas de anillamiento científico con el propósito de marcar ejemplares tanto juveniles como adultos para su posterior seguimiento. El total se han marcado 8 ejemplares con anillas de color, un macho; dos hembras; y 5 juveniles.

Alcaudón dorsirrojo marcado con anilla metálica y de color

Macho de Alcaudón dorsirrojo


Hembra adulta de Alcaudón dorsirrojo


Juvenil de Alcaudón dorsirrojo

Recordad, cuando veáis un Alcaudón...
miradle bien las patas!!!



Sabemos que no es fácil de ver, pero algunos llevan anillas de colores. Esta información será fundamental para las siguientes fases del proyecto.
Joven colicorto de Alcaudón dorsirrojo marcado con anillas de color
Durante las jornadas de seguimiento se pudieron relocalizar algunos ejemplares que han aportado una valiosa información sobre la biología reproductiva y fenología migratoria de la especie.
Jóvenes de Alcaudón común (arriba) y Alcaudón dorsirrojo (abajo) cazando juntos
Somos conscientes de lo mucho que nos queda por delante, el próximo año esperamos completar el mapa de distribución de la especie en la Comunidad de Madrid, y marcar más ejemplares con anillas de color para su seguimiento.

Como en ocasiones anteriores, os pedimos nos hagáis llegar cualquier recuperación de alcaudones anillados, o citas de Alcaudón dorsirrojo que tengáis y no hayáis publicado aún en Anuarios o Revistas de Ornitología. Es muy importante nos indiquéis fecha, lugar exacto, número de individuos, así como cualquier comentario acerca de su comportamiento, cebas, pollos volanderos, jóvenes, etc... Podéis enviarnos vuestras citas, preguntas y comentarios a ProyectoLANCOL@gmail.com indicando en el asunto "CitasLANCOL".

GRUPO ÁLULA

domingo, 23 de septiembre de 2018

Campaña de verano en "Las Vegas"


Recién finalizada la campaña de verano de anillamiento en las vegas de Madrid, es necesario mirar un poco atrás y hacer algo de balance. En general, los números han resultado ser enormemente mayores que temporadas pasadas, si bien solo de unas pocas especies. Esperábamos un paso migratorio fuerte y diverso en especies, pero al final el paso esperado se ha centrado en unas pocas, siendo en algunos casos bastante masivo para alguna de ellas.

En total han sido 506 capturas de 16 especies distintas, siendo el carricero común con 365 ejemplares, el más capturado (con un control extranjero). Por lo demás, números interesantes de avión zapador y carricero tordal.

Uno de los habituales carriceros comunes anillados este año. En la imagen, un adulto.

El carricero tordal era una especie escasa en la zona hace unos años, con tan solo una o dos capturas anuales a igualdad de esfuerzo. Este año han sido 11 los carriceros tordales capturados, por lo que sí se nota un incremento de paso en la especie por la zona. Hasta la fecha no hemos hecho nada específico con esta especie, pero dados los números crecientes en las capturas de verano, sería necesario plantearnos para el próximo año algo más centrado en esta especie.

Detalle de la cabeza de un carricero tordal. El iris pardo claro indica que se trata de un adulto.

Nuevamente hemos capturado a la escasa buscarla unicolor por la zona. Esta especie es posible que haya aumentado su población reproductora en la región, ya que las citas son cada vez más corrientes, aunque aún queda mucho para que la podamos considerar como “normal” o frecuente en la comarca.

Buscarla unicolor. En este caso se trata de un ejemplar de primer año. Esta es una especie escasa en la zona, pero regular durante los pasos migratorios en los últimos años.

Este año también ha sido destacable la presencia del pechiazul, especie que se suele observar ya desde agosto (primeras aves en paso migratorio por las vegas) y que suele ser muy abundante en septiembre-octubre, y simplemente común en invierno. La campaña ha cerrado con cinco nuevas capturas de esta especie. Habrá que ver qué ocurre este invierno.

Macho de pechiazul mostrando el pecho azulón característico de esta especie.

Otra imagen de pechiazul. En este caso el detalle del ala de un ejemplar de primer invierno. Se nota que las tres cobertoras mayores internas se encuentran mudadas (pardo grisáceo). El resto de las cobertoras presentan la punta de color canela pálido, lo que nos indica que se tratan de plumas juveniles no mudadas aún.

Por lo demás, destaca la escasa presencia en la zona del abundantísimo (en otras zonas) ruiseñor bastardo (solo una captura) y de cuatro andarríos chicos el mismo día. Comentaba en otra publicación, que la abundancia de zonas anegadas de agua este año, y la consecuente escasez de zonas de barro, ha hecho que muchos limícolas hayan pasado de largo. Esperábamos más capturas de limícolas pequeños, tipo andarríos o chorlitejo.


En esta imagen comparamos dos ejemplares de andarríos chico: a la izquierda un adulto y a la derecha un primer invierno. Los adultos presentan un patrón vermiculado irregular en las terciarias, mientras que los juveniles (o primeros inviernos en nuestro caso) muestran un patrón de bandas claras y oscuras más organizado en las terciarias. 

Y para finalizar un ejemplar de pájaro moscón juvenil realizando una muda completa. Los jóvenes de las poblaciones ibéricas de esta especie pueden realizar mudas completas al igual que los adultos, lo cual puede dificultar su datado durante los próximos meses.

En breve volveremos a anillar en las vegas para la campaña de otoño-invierno, a la que estaréis invitados (ya no habrá mosquitos). Os mantengo informados.

Un saludo
Carlos