El anillamiento de aves es una herramienta para su estudio, mediante su captura incruenta y posterior suelta. Durante el manejo de éstas se toman una serie de datos, referentes a la edad y el sexo, medidas, peso, estado físico del ave, etc. Todo ésto sirve para un mejor conocimiento de las especies y por consiguiente se obtienen los fundamentos necesarios para su protección. La labor del anillamiento científico sólo puede ser realizada por personas suficientemente cualificadas y autorizadas legalmente.



lunes, 28 de octubre de 2013

SALBURUA 2013

Como dicen que es bueno conocer nuevos lugares y ver cómo trabajan otros anilladores, este otoño me he animado a buscar sitios y he tenido la oportunidad de participar en varias campañas de anillamiento en lugares emblemáticos de nuestra geografía. El primero de ellos, ha sido Salburúa, en Vitoria City, donde también estuve el año pasado.
Este año he estado a mediados de septiembre, y una vez más se me resistió el carricerín cejudo, aunque hemos tenido bastantes capturas de especies de humedales, destacando por su abundancia el carricero común, el papamoscas cerrojillo, y por supuesto la importante cantidad de recuperaciones extranjeras.

A continuación pongo unas imágenes de las jornadas realizadas, donde se muestran algunas de las especies capturadas. Buena parte de las fotos son de mi compi Elena Tena, que me las ha prestado para hacer esta entrada, así que no puedo más que agradecersélo, porque sólo con mis fotos la cosa habría quedado bastante más sosa, ya que demasiadas veces se me olvida sacar la cámara (será para no gastar carrete).
Una de las sorpresas encontradas al ir a abrir las redes en plena oscuridad.
¡Cuidado, no pisar!

Precioso macho adulto de colirrojo real

Petirrojo adulto “con pintas” finalizando su muda completa.
(SS 5ª y 6ª aún en crecimiento)

Este macho de pechiazul con su plumaje nuevo muestra ya unos bonitos colores

Las currucas “grandes” fueron de las especies más capturadas: capirotadas, zarceras y mosquiteras, estas últimas habitualmente con bastante grasa.
Examinando una curruca zarcera.
El iris muestra un tono más anaranjado en los adultos que en los jóvenes, que es pardo.

Era frecuente ver secundarias retenidas (4ª SS) en ejemplares adultos de esta especie, que no llegan a cambiar todas las plumas en su muda “abreviada” (terminología de Svensson).

Uno de los viajeros de largo recorrido que hacen escala en Salburúa, el carricerín común.

Aquí nos muestra su flamante plumaje nuevo de ave de primer año.

La buscarla pintoja.
Una de las especies habituales de aquí que tanto cuesta ver en otros lugares.

Torcecuello haciendo sus particulares movimientos.


Uno de los puntos fuertes de Salburúa es el elevado número de recuperaciones extranjeras. En este caso tuvimos la suerte de capturar un carricero común holandés.

Y como no sólo de pájaros vive el hombre, en nuestras jornadas vespertinas y tras la siesta reglamentaria, volvíamos a Salburúa, pero a los observatorios, donde podíamos ver otros grupos zoológicos. Además tuvimos la suerte de coincidir una tarde con el experto en quirópteros Juan Tomás Alcalde, que nos mostró como se anillaban los murciélagos, contándonos algunos aspectos de la biología y manejo de estos animales.
Nóctulo mediano recién anillado.

Cormoranes y gaviotas reidoras tomando el sol.

Grupo de garcetas comunes yendo al dormidero al caer la tarde.

Ciervo sesteando tranquilamente entre la hierba, aunque mirándonos de reojo.

En resumen, una semana muy fructífera, donde aprendimos unas cuantas cosillas con la gente de Txepetxa, en particular gracias a los anilladores expertos que estuvieron con nosotros: Iván, Marina, Azaitz, Jordi y Pako, y todos los demás (espero que tuvierais suerte Eukene y Pablo en vuestros exámenes).
Echaré de menos esos almuerzos memorables y ese buen ambiente.
Y por último  pero no menos importante, tengo que acordarme de mis compañeros de turno (Dani, Samu, Lopo y Elena) con los que pasé unos días extraordinarios, a ver cuando nos vemos de nuevo.

JH 

1 comentario:

Elena Tena dijo...

Javi, ha sido un honor!!! no sólo por ceder las fotos (hay que llevar más carrete... jajajaja), sino sobretodo, por la buena experiencia que vivimos y compartimos!! (aunque lo de la siesta no va por todos... jeje). Repetimos pronto en otra y que a la próxima ya no se nos resista más el cejudo!
Un abrazo fuerte